Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Nuestras mejores noticias, una vez al mes. Garantizamos que no hay spam y que está lleno de buenos consejos.

Gracias. Hemos recibido su envío.
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.

Médico-paciente: las 5 claves de una relación exitosa

Históricamente, la relación médico-paciente se basaba en un enfoque "paternalista". Pero los tiempos han cambiado: ahora el paciente quiere ser un "actor" en su atención, un interesado en las decisiones terapéuticas. Además, se ha demostrado que una buena relación médico-paciente, además de proporcionar satisfacción a ambas partes, influye positivamente en el resultado terapéutico. El modelo del médico tacaño en las explicaciones, en las prescripciones imperativas y en la entrega de información parcial, se ha acabado definitivamente.


1) Mostrar empatía

Esta es la primera recomendación de la Academia Nacional de Medicina para mejorar la relación médico-paciente: " . Favorecer en cualquier circunstancia, con espíritu de diálogo, una relación empática con el pacienteSe trata de la primera recomendación de la Academia Nacional de Medicina francesa para mejorar la relación médico-paciente: "...basada en escuchar y tener en cuenta las preocupaciones y quejas del paciente".

El enfoque empático puede articularse en 5 acciones distintas:

  • Fomentar la expresión del paciente: No interrumpir, aceptar los silencios, fomentar la expresión mediante recordatorios
  • Estar atento: escuchar al paciente, incluyendo el lenguaje no verbal, identificar las emociones
  • Demuestre que está escuchando: mantenga una distancia segura, utilice señales verbales y no verbales, exprésese en un tono atento y respetuoso
  • Comprender al paciente: Interrogar al paciente mediante preguntas de seguimiento (ecos, reflexiones, reformulaciones o preguntas directas)
  • Demostrar que le entendemos: Apoyarles, no juzgarles (sin sermones, sin lecciones de moral)

2) Informarle adecuadamente

Toda la información, las prescripciones y los diagnósticos deben ir acompañados de explicaciones. Su claridad es una indicación para el paciente de la competencia del médico y un factor de confianza en él. Por todo ello, la información debe estar adaptada, desprovista de términos innecesariamente aterradores o engañosos. También debe ser sincero, aunque nunca sea fácil admitir que uno "no sabe", o que duda entre varias hipótesis.

Por ejemplo, podríamos comentar los gestos que realizamos en la consulta, o dar al paciente el beneficio de la pantalla durante los exámenes de imagen. Algunas soluciones, como la Allisone permiten al paciente ver radiografías simplificadas para una mejor comprensión.


3) Adoptar una comunicación adecuada

La comprensión de las explicaciones médicas puede ser compleja para algunos pacientes. De hecho, se ha estimado que la comprensión de los términos médicos requiere un nivel de segundo grado. En Francia, el 29% de la población tiene, en el mejor de los casos, un certificado de estudios primarios. Asimismo, en Estados Unidos, el 20% de la población tiene un nivel de lectura equivalente al CM2. El envejecimiento y el deterioro de las capacidades sensoriales también contribuyen a las dificultades de comprensión.

Sea sencillo, breve y pida sistemáticamente que se reformule Estas son las recomendaciones de los programas destinados a mejorar el cumplimiento de los pacientes y a combatir las desigualdades sociales. Se han desarrollado herramientas de comunicación específicas. Uno de ellos es el método "teach-back", reconocido internacionalmente, que consiste en hacer que el paciente reformule la información para asegurarse de que la ha retenido y comprendido.

4) Mejore su práctica

Encuestar al paciente sobre sus sentimientos en el momento de la atención permite valorarlo y mejorar sus prácticas. Al final del procedimiento, se pueden entregar cuestionarios de satisfacción al paciente o recoger su testimonio por correo electrónico o por teléfono.

Además, para reforzar las competencias propias y las de su equipo, hoy en día existen numerosos cursos de formación dedicados a la relación médico-paciente. Objetivos: comprender los problemas y el papel de cada persona en las interacciones con el paciente y su entorno, identificar las emociones del paciente, adoptar la distancia relacional adecuada, mejorar su comunicación, etc.

5) Evitar ciertas trampas

La relación médico-paciente tiene muchas facetas y puede parecer difícil dominarlas todas. Para garantizar una base sana para el intercambio, hay que tener cuidado de evitar los siguientes escollos:

  • Infantilizar o moralizar al paciente
  • Excluir al paciente del protocolo de gestión y de la toma de decisiones
  • El silencio sobre temas sensibles y/o tabúes, como la sexualidad o el consumo de alcohol o drogas

Haga clic aquí para obtener más información sobre Allisone.

Recibe las últimas noticias de Allisone en su buzón

Nuestras mejores noticias, una vez al mes.
Garantizamos que no hay spam y que está lleno de buenos consejos.

Allisonecomo responsable del tratamiento, trata los datos personales recogidos en este formulario con el fin de atender su solicitud. Para más información, consulte nuestra política de privacidad
Gracias. Hemos recibido su envío.
¡Uy! Algo salió mal al enviar el formulario.

¿Aún no eres usuario de Allisone?

Descubre lo que Allisone puede hacer

DESCUBRE ALLISONE